Tacuary (59)
Codigo de Seguridad:
 
     
Pagina Web: http://www.tacuary.com

Aumenta la cantidad de votos de Tacuary comparte esta sección con tus amigos
Compartir

Si no puedes ver el chat, refresca la pagina haciendo click aqui o es probable que no tengas instalado Java. Instalalo haciendo click aquí
     Chat
                                                     

Se fundó el 10 de diciembre de 1923 con el nombre de 9 de Junio FBC, probablemente en alusión a una fecha que recordaba algún pasaje de la revolución chirifista de 1922-23. Cuestionado por su connotación política el nombre, pasaron algunos años para refundarse con su denominación actual.

Un 21 de junio de 1932, antes de la Guerra del Chaco, se realizó la última reunión en el barrio Las Mercedes, bajo la presidencia del señor Juan de la Cruz Toñánez y se resolvió guardar los muebles y trofeos en el domicilio del señor Juan Salinas, que fueron recuperados el 13 de octubre de 1935, ya finalizada la contienda. El señor Dalmiro Frontanilla, en ese tiempo, fue designado delegado del club ante la LPF.

En la década del ’40, el club se estabilizó y distinguidos ciudadanos pasaron por su directiva: Don Clemente Molinas (primer presidente),[1] Raimundo Gamarra, Rafael Muriel, Daniel Páez, Germán Cardozo, Luciano Gómez, Felipe Caballero Álvarez, entre otros, apuntalaron al club que tuvo su primera cancha en la esquina de Siria y Ayala Velázquez, a cien metros del actual estadio “Toribio Vargas”. Don Toribio, empresario del rubro “empedrados”, donó el predio y condicionó que lleve su nombre por 50 años que ya se cumplieron.

El tiempo y la laboriosidad de los dirigentes trajo mejoras. En la primera época, el vestuario visitante fue por mucho tiempo la sombra de un añoso árbol, cuando la cancha era el más temible tobogán, con los arcos orientados de este a oeste. Bajo la presidencia de don Atanasio González Cabello, se construyó la fachada de la calle Libertad, hasta hoy acceso principal del club.

La lumínica, tribuna preferencial, cabinas de prensa y otras mejoras edilicias llegaron con dirigentes como Guillermo Vera Ferrer, doctor Armando Correa López y Lic. Néstor Espínola, entre otros. Incesantes cambios por entonces, hasta la “i” latina del Tacuari original, fue desplazada por una “y” griega creando un desacomodo fonético al que no terminamos de acostumbrarnos.

En 1994 se vinculó al club Francisco Ocampo, que bajo una reformulación le dio a Tacuary una concepción institucional actualizada, moderna y empresarial.

El emprendimiento de Ocampo también trajo mejoras en el Toribio Vargas, como la construcción de graderías de cemento en el sector oeste, secretaría y lugar de concentración en un edificio de tres plantas. El campo de juego fue mejorado, aunque hoy usufructúa el moderno estadio Roberto Béttega en Zeballos Cué, cedido al club para cumplir con las exigencias de participación en torneos de la APF.

Sin temor a equívocos, podemos decir que el año 1994 divide la historia del club en dos capítulos: un antes y un después. Deportivamente se fortaleció y se ganó el título de Primera B en 1999. En el 2002 campeón de la Intermedia y desde el 2003, por primera vez en su historia, compite con gran protagonismo en la categoría profesional. La historia se enriquece con dos participaciones en Copa Libertadores y una gira por Europa. Antes, en 1953, 1961 y 1983, había ganado títulos en la Segunda de Ascenso, actual Primera C (última categoría).

Bruno “Tucú” Ramírez y Ricardo Tavarelli son dos figuras emblemáticas que nacieron futbolísticamente en el club, con participación en la Selección Absoluta. Actualmente, Cristian Riveros, también formado en el club, es otro referente importante.

Américo Penoni tiene en su trayectoria dos títulos de campeón como jugador (1953, 1961) y otros dos como presidente de la institución: 1999 y 2002.

El actual presidente, profesor Francisco Adalberto Ocampo acompañado por un reducido grupo de colaboradores entre quienes sobresalen Jorge Cáceres, Ing. Guillermo “Nito” Vera y los hermanos Pablo y Carlos Gómez, tienen sobre sus espaldas la enorme responsabilidad de capitanear un barco que hace flamear en su mástil una bandera blanca con ribetes negros, cinco estrellas y un leoncito blanco.

Este nuevo siglo sorprende al Tacuary FBC,[2] en otra dimensión. Protagonista en los torneos de la APF, no perdió su identidad con el barrio, pero con la globalización su nombre ocupa lugares cibernéticos, lo que significa ser reconocido en todo el universo.